viernes, 21 de septiembre de 2012

Con el ruido del silencio

El día que descubrí que estábamos rodeados/envueltos por ondas de radio, microondas y no sé qué más, me sentí como en mi versión de Matrix. Un día también tomé conciencia de los ruidos mínimos omnipresentes que producen los aparatos eléctricos conectados; aunque la gente con aparatos mejores que los míos no tenga que oír esos zumbiditos, también está expuesta -al menos con el sistema eléctrico mexicano- al zumbido prácticamente imperceptible de la corriente eléctrica.

Quisiera pasar un tiempo sin eso; en campo abierto, sin señal para el celular, con el ruido que haga el aire.

Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario